Message from the Executive Director | November 24, 2020

Note For Readers: During the COVID-19 pandemic, La Raza Centro Legal has made key changes to our methods of legal services delivery, to address our clients’ evolving needs. We are open to the public every Tuesday. Each legal department is in office one full day per week, to serve our community in person. The remaining 4 days of the week, we work remotely. One of our supervising attorneys provides immigration in-person consults every Thursday for 4-6 hours at the Alabama Street Latino Task Force Hub in San Francisco’s Mission District. We are the only Bay Area legal aid agency currently offering in-person weekly consults and we are pleased to serve the community during this challenging time.      

Some weeks have a theme that arises naturally through the course of the days.  This week, the idea that kept recurring is resiliency.  I’ve been inspired by photos in the San Francisco Chronicle of families in Santa Rosa who are rebuilding their homes after they perished in the 2017 Tubbs fire.  In addition, I’ve seen photos of children in the Bay Area who are taking music and dance classes in the arts, as part of social pods with their peers.  These pictures have brought me joy. Seeing children taking group drum lessons and dancing with friends was a relief to see.  I know I’m not alone in worrying about the pandemic’s effect on children.  Seeing them having fun made me feel as though children will focus on enjoying life, regardless of the obstacles presented before them.  

One of the best examples that I have seen of resiliency is embodied in one of our clients.  Several years ago I met a client here at our community legal aid office, and she had experienced multiple hardships.  The challenges she encountered were physical, psychological and more.  The trauma she endured in two countries was difficult to hear, as a legal worker.  Her life events must have been immensely stressful to go through personally.  Despite what she endured, she continued forward.  Her persistence and capacity to believe in a brighter future, was key to her immigration application ultimately being submitted and approved.  

I have worked very closely with many clients over the years, and a question that I have pondered is how a person who has gone through extreme personal hardships, can manage to rise above.  How is it that someone who has been harmed, or who has been a victim of severe crime, manage to get up every morning, smile, get the kids ready for school, go to work with a professional calm demeanor, and not let the events of the past impart upon them a negative mood?  Is there something specific in their psychological constitution that allows them to show such resilience?   Or stated differently, how can they avoid succumbing to depression, illness, or other negative effects?  Based on my observations, the answer lies in the individual’s capacity to compartmentalize, prioritize, and to refuse to be defeated.  

What I have noticed with many clients, is that the act of compartmentalizing negative events in one’s past, permits one to draw a dividing line between the harm of yesterday and the challenges of today.   Of course, I am not a mental health expert and base this purely on my own observation as a legal worker. I have tremendous respect for mental health professionals.   I am grateful for mental health care providers and encourage all of our clients who have endured harm or trauma to seek treatment to learn how to process and heal from past trauma.  Our staff make regular connections on behalf of clients to these valuable services, our agency’s clients have benefited tremendously from attending therapy sessions.  We seek to avoid re-traumatizing clients, so we are careful with how and when we ask them to share their histories.  I have noticed that many clients have instinctively created a dividing line between what happened in the past and their current lives, and this seems to make the challenges of daily life more manageable.

The act of prioritizing important daily or weekly deadlines and goals also seems to be an important part of being resilient.  Mothers and fathers who are responsible for their children, or care for elder relatives or disabled family members prioritize the well-being of their family members. Having someone to care for or doing important volunteer work in the community offers one an important purpose and sense of duty to someone other than oneself.  This seems key to enabling people to stay healthy and keep loved ones cared for as well.

Finally, the act of refusing to be defeated plays a large role in resiliency.  I have noticed many clients work tirelessly to create a childhood for their own children that they wish they themselves had experienced.  Young parents speak patiently to their children, modeling behavior they wished they had received from their elders.  People create a reality and lay the foundation for a future they would like their children to live in.  This is a thing of beauty.  When someone who has suffered harm creates a beautiful today through kindness and generosity, they demonstrate behavior and environments that are taught to others.  It shows we can rise above the negative, we can do better, and we can heal ourselves, and one another.

These acts of kindness and hope can be replicated in the future.  It is inspiring to see people create a reality that is kinder, gentler and more compassionate, so that our communities can be places where all live safely and collaboratively, together.  


Mensaje de la Directora Ejecutiva

24 de noviembre de 2020

Aviso Para el Lector:  En la pandemia de COVID-19, el Centro Legal de La Raza ha hecho cambios importantes a los servicios legales que prestamos a nuestros clientes para así tratar sus necesidades según siguen cambiando. Nuestras oficinas se encuentran abiertas todos los martes para el público.  Las oficinas de derechos legales están abiertas un día completo por semana, para atender a las personas de nuestra comunidad. El resto de los 4 días de la semana, trabajamos de manera remota. Uno de nuestros abogados supervisores ofrece consultas en persona para los casos de inmigración, todos los jueves de 4-6 horas en “Alabama Street Latino Task Force Hub in San Francisco’s Mission District” (distrito de la Mission).  En la actualidad somos la única agencia de ayuda legal del Área de la Bahía que ofrece consultas semanalmente en persona. Nos es un placer ayudar a la comunidad en estos tiempos difíciles.

Con el acontecer diario, algunas semanas vienen acompañadas de un tema; por ejemplo, esta esta semana se mantuvo la idea de ser resiliente.  Me sentí inspirada al ver las fotos en el periodico San Francisco Chronicle de las familias de Santa Rosa, quienes están reconstruyendo sus viviendas después de perderlas en el incendio de Tubbs 2017.  También me dio alegría, las fotos de los niños en el área de la bahía quienes están tomando clases artísticas de música y baile, estas como parte de las actividades sociales con sus compañeros.  De la misma manera fue un gran alivio ver a los niños tomando clases grupales de tambor y bailando con los amigos.   Sé que no soy la única en preocuparme por el efecto de la pandemia en los niños, pero al verlos divirtiéndose sentí que los niños se centran en disfrutar de la vida, independientemente de los obstáculos que se les presenten.

Uno de los mejores ejemplos que he visto de resiliencia está plasmado en uno de nuestros clientes.  Hace varios años conocí a una cliente en la oficina de asistencia legal de la comunidad, ella no solo había experimentado múltiples dificultades sino que los desafíos que enfrentó no solo fueron físicos, psicológicos sino traumáticos.  El trauma que sufrió en dos países fue difícil de escuchar como trabajadora legal.  Los acontecimientos ocurridos fueron inmensamente estresantes para que una persona logre aguantarlos, pero a pesar de eso, ella los superó y continuó adelante.  La persistencia y capacidad para creer en un futuro más brillante, fue clave para que la solicitud de inmigración finalmente se presentará y fuese aprobada.  

En el transcurso de los años he trabajado muy de cerca con muchos clientes y una pregunta en la que reflexiono es ¿cómo hace alguien quien ha pasado por dificultades personales extremas para superarse y salir adelante?  ¿Cómo hace alguien quien ha sido herido, o ha sido víctima de un crimen severo para arreglárselas cada mañana,  sonreír, alistar los  niños para la escuela, e irse a trabajar manteniendo un comportamiento profesional sin dejar que los eventos del pasado influyan negativamente en su estado de ánimo?  ¿Será que hay algo específico en la constitución psicológica que les permite afrontar la adversidad de manera tan positiva mostrando tal resiliencia?  Dicho de otra manera, ¿cómo pueden evitar sucumbir a la depresión, enfermedad u otros efectos negativos?  Basada en mis observaciones, la respuesta está en la capacidad del individuo para compartimentar, priorizar y negarse a ser derrotado.

Lo que he notado con muchos clientes, es que el acto de compartimentar los acontecimientos negativos en el pasado, permite trazar una línea divisoria entre el daño del ayer y los desafíos de hoy.   Por supuesto, no soy una experta en salud mental y baso esto puramente en mi propia observación como trabajador legal ya que tengo un enorme respeto por los profesionales de la salud mental.   Estoy agradecida con los proveedores atención a la salud mental e invitó a todos nuestros clientes quienes han sufrido daños o traumas a recibir tratamiento para poder procesar y sanar traumas pasados.  Para tener acceso a estos servicios valiosos, nuestro personal hace las conexiones debidas a nombre de nuestros clientes quienes se han beneficiado enormemente al asistir a sesiones de terapia. Nuestra agencia tiene mucho cuidado con el cómo y cuándo les pedimos que compartan sus historias ya que evitamos volver a revivir el trauma en ellos.  He notado que muchos clientes han creado una línea divisoria entre lo que sucedió en el pasado y sus vidas actuales lo que al parecer les ayuda a manejar mejor los desafíos de la vida diaria.

El acto de priorizar fechas límites y metas tanto diarias como semanales también parece ser una parte importante de ser resiliente.  Las madres y los padres quienes son responsables de sus hijos, o que cuidan de parientes ancianos o miembros de la familia discapacitados, priorizan el bienestar de sus familiares.  El tener a alguien a quien cuidar o hacer un trabajo voluntario en la comunidad ofrece un propósito importante y un sentido del deber. Esto parece clave para permitir que las personas se mantengan saludables y mantengan a sus seres queridos atendidos también.

Finalmente, el acto de negarse a ser derrotado juega un papel importante en la resiliencia.  He notado que muchos clientes trabajan incansablemente para darle una niñez a sus propios hijos, la infancia que ellos no tuvieron y desearían haber tenido.  Los padres jóvenes les hablan pacientemente a sus hijos, modelando el comportamiento que desearían haber recibido de sus mayores.  Ellos crean una realidad y  las bases para un futuro en el que les gustaría que vivieran sus hijos.  Es cuestión de belleza que cuando alguien quien ha sufrido daño crea un hoy hermoso a través de la bondad y la generosidad, demostrando comportamiento y entornos que se enseñan a los demás, esto muestra que podemos salir adelante dejando lo negativo atrás, siendo cada vez mejor, y sanarnos los unos con los otros.

Estos actos de bondad y esperanza pueden ser replicados en el futuro.  Es inspirador ver a las personas crear una realidad más amable, gentil y compasiva, para que nuestras comunidades puedan ser lugares donde todos vivan de manera segura y colaborativa, juntos.