Coming Full Circle: Interview with Karla Cruz, LRCL Attorney

What sparked your career interest in immigrant rights?

KC: My interest initially was sparked when I was a student at University of California Santa Cruz (UCSC). As a major in Politics and Latino Studies, I was considering a few different paths for my career. I potentially wanted to go to law school, become a Latinx professor, or perhaps earn my Doctorate Degree.

Karla Cruz, Esq. is a Staff Attorney at La Raza Centro Legal. Karla has a long-standing commitment to serving the immigrant community of the Bay Area. Karla is proud to be a daughter of Salvadoran immigrants.

Ultimately, I decided to pursue a career that would allow me to create a big impact on the world and on my local community. This idea became much more clear to me when I attended a labor conference while I was at UCSC. At the conference there was a powerful presentation delivered by a Latina attorney, Rocio, from LRCL and I was blown away by the work they do in the Bay Area Latinx immigrant community. I immediately wanted to learn more about the work of La Raza and how I could play a role. 

How did this kickstart your journey with LRCL?

KC: That presentation was just the starting point to my career journey. It got me very interested and wanting to learn more about the legal world. After that conference, I looked into seeing if they needed any summer volunteers. I had just started studying for the LSAT and was open to any type of work that was needed. Luckily, LRCL was looking for bilingual law volunteers and soon after I started my journey with LRCL. Looking back, that summer was incredibly inspiring – observing and learning from our Latinx lawyers. It was pivotal in my career trajectory. 

What type of work were you focused on at LRCL?

KC: My summer experience as a bilingual legal volunteer was incredibly rewarding and also not your typical volunteer experience. All of my clients were native Spanish speakers and I would often work with attorneys as a translator for different cases. My supervisor, Lucia, guided me and gave me a lens into senior law cases. It was the first time I was ever exposed to that and if I had never had that experience, I probably would have stayed on a PHD track rather than deciding to go to law school. 

How did you take your passion in immigrant rights and apply that by giving back in your local communities? 

KC: In 2012, I became a full-time activist as DACA representative for the East Bay DACA collective. We would go to schools,  PTA meetings and churches giving presentations on DACA. We also coordinated free DACA fairs and workshops that served hundreds of people. It really opened my eyes and made me want to work at community organizations. I continued to work in the Bay Area immigration non-profit legal sector, a private law firm and eventually decided to go to law school.

During law school I was able to intern at McGeorge School of Law’s Immigration clinic, East Bay Community Law Center and Immigrant Legal Resource Center. I was able to represent unaccompanied minors im immigration court and the asylum office. I also volunteered by giving legal consults to inmates in jail and ICE detention centers. My community experiences in law school really opened my eyes to the need of having a spanish-speaking Latinx attorney. 

These experiences solidified my decision to work as an immigration attorney that serves the community.

When you started studying to take the bar exam after law school, how did you benefit from the SEIU Local 1021 Union contract that offers paid leave?

KC: The union contract was incredibly valuable to me in that it allowed me to take bar leave and be 100% focused on studying for the exam. I took the bar last year virtually and was so grateful and relieved when I passed. Becoming a lawyer has been in the works for a long time and I was excited and proud to be offered a job as an attorney at LRCL in April of this year.

How has your work in the non-profit sector made an impact on your life?

KC: Had I not worked in the nonprofit sector, I wouldn’t have had so much humanity for the law. People have the ability to change lives for the better. Take someone’s story and fight for them. I will never forget the first hearing I ever did which was with a 6 year old. The child had experienced so much trauma and the child’s mother was so scared to have to go before a judge. Having that child sit next to you in court and be their representative was incredibly powerful. I felt a huge responsibility in the work that I was doing and continue to do.

What do you love about the work you do at LRCL? 

KC: I love that LRCL has continued to be a constant pillar of the San Francisco Mission District community. There is such a tremendous need for legal aid, especially in the Latinx immigrant community. I am very proud of our work and that the community trusts our work. At LRCL, I am able to be a resource and give consults to people that need help. Pre-pandemic, LRCL hosted bi-weekly imigration legal clinics that served up to 40 people per clinic. Our team, even during the pandemic, continued our community legal clinics. Instead of in-person clinics, the consults became remote and through word-of-mouth, people in our community became aware that LRCL is there to help. Recently, I was also able to collaborate with Poder, a grassroots activist organization. They hosted a virtual event for parents of the Mission District Community and I was able to give a Spanish immigration presentation where I answered questions and represented LRCL. Our office continues to be connected to our sister agencies through SFILEN. 

One of the joys of my job is also mentoring interns. I keep in contact with most of our team’s past interns and it’s wonderful when I hear that many of them want to go to law school. I send them as many resources as I can, connect them to pre-law programs and scholarships. In a lot of ways I consider myself an “on-call” career counselor to them, helping by receiving personal statements, resumes and serving as a reference for jobs and law school applications. As a past intern, who had support and mentorship throughout my journey, I am now in a position to help the next generation of lawyers.

For young people that are interested in immigrant rights or activist work, what advice would you give to them? 

KC: I would encourage them to volunteer! Connect yourself with nonprofits that do the work you see yourself doing in the future. 


Entrevista con Karla Cruz, Abogada de LRCL

La Raza Centro Legal (LRCL) proporciona asistencia legal continua para miembros de la comunidad cada vez más marginados en medio de una pandemia global.

¿Qué despertó su interés profesional en los derechos de los inmigrantes?

KC: Mi interés inicialmente se despertó cuando era estudiante en la Universidad de California en Santa Cruz (UCSC). Cómo especialización en Política y Estudios Latinos, estaba considerando diferentes opciones para mi carrera. Potencialmente quería ir a la escuela de derecho, convertirme en profesor de estudios Latinos, o tal vez obtener mi doctorado.

En última instancia, decidí seguir una carrera que me permitiera crear un impacto grande en el mundo y en mi comunidad local. Esta idea se hizo mucho más clara cuando asistí a una conferencia laboral mientras estaba en UCSC. En la conferencia hubo una presentación magnífica realizada por una abogada latina, Rocío, de LRCL y me quedé impresionada por el trabajo que hacen en la comunidad Latina inmigrante del Área de la Bahía. Inmediatamente quise empaparme más sobre el trabajo de La Raza y cómo podía desempeñar un papel. 

¿Cómo inició su viaje con LRCL?

KC: Esa presentación fue solo el punto de partida de mi trayectoria profesional. Me interesó mucho y quise aprender más sobre el mundo legal. Después de esa conferencia, miré para ver si necesitaban voluntarios de verano. Acababa de empezar a estudiar para el LSAT y estaba dispuesta para cualquier tipo de trabajo que necesitaran.  Afortunadamente, LRCL estaba buscando voluntarios de derecho bilingües y poco después inicie mi viaje con LRCL.  Cuando miro hacia atrás, se que ese verano fue increíblemente inspirador, observando y aprendiendo de nuestros abogados latinos eso fue fundamental en mi trayectoria profesional. 

¿En qué tipo de trabajo se concentró en LRCL?

KC: Mi experiencia de verano como voluntaria legal bilingüe fue increíblemente gratificante y no fue una experiencia típica como voluntaria.  Todos mis clientes eran hablantes nativos de español y a menudo trabajaba con abogados como traductora para diferentes casos. Mi supervisora, Lucía, me guió y me dio pautas en los casos de leyes de más experiencia.  Esa fue la primera vez que estuve expuesta a ese tipo de casos y si nunca hubiera tenido esa experiencia, probablemente me habría quedado con un doctorado en lugar de decidirme por la escuela de derecho. 

¿De dónde salió su pasión por los derechos de los inmigrantes y de servir a las comunidades locales? 

KC: En 2012, me convertí en activista de tiempo completo como representante de DACA para el colectivo DACA del Este de la Bahía. Visitabamos escuelas, asistíamos a reuniones de la PTA e iglesias dando presentaciones sobre DACA. También coordinamos ferias y talleres gratuitos de DACA que sirvieron a cientos de personas. Esto realmente me abrió los ojos y me hizo querer trabajar en organizaciones comunitarias.  Continúe  trabajando en el sector legal de inmigración sin fines de lucro del Área de la Bahía, un bufete de abogados privado y finalmente decidí irme para la escuela de derecho.

Estando en la  escuela de derecho hice  una pasantía en la clínica de inmigración de la Escuela de Derecho McGeorge, el Centro de Derecho Comunitario del Este de la Bahía y el Centro de Recursos Legales para Inmigrantes.  Pude representar a los menores no acompañados en el tribunal de inmigración y en la oficina de asilo. También ayude como voluntario dando consultas legales a los reclusos en la cárcel y los centros de detención de ICE. Mis experiencias comunitarias mientras estudiaba  derecho me hicieron ver la necesidad de tener abogados latinos de habla hispana. 

Estas experiencias solidificaron mi decisión de trabajar como un abogado de inmigración sirviendo a la comunidad.

Cuando comenzó a estudiar para tomar el examen de barra? ¿cómo se benefició del contrato de SEIU Local 1021 Union que ofrece licencia pagada?

KC: El contrato sindical fue increíblemente valioso ya que me permitió tomar una licencia de barra y estar 100% concentrada en estudiar para el examen.  Presente el examen el año pasado virtualmente y me sentí  muy agradecida y aliviada cuando pasé.  Convertirme en abogada era algo en lo que había estado trabajando desde hacía tiempo,  me dio mucha emoción y me sentí orgullosa de que me ofrecieran un trabajo como abogada en abril de este año  para el centro legal de la raza.

¿Qué impacto ha hecho en su vida el trabajar para una organización sin ánimo de lucro?

KC: Si no hubiese trabajado en el sector sin fines de lucro, no tendría tanta humanidad por la ley.  Siento que las personas tienen la capacidad de cambiar vidas de otras y mejorarlas.  Uno toma la historia de alguien y lucha por ellos.  Nunca olvidaré la primera audiencia que hice, que fue con un niño de 6 años. El niño había sufrido mucho traumas y la madre del niño estaba muy asustada de tener que ir ante un juez.  El hecho de tener a ese niño sentado a mi lado en la corte y ser su representante fue increíble. Sentí una  responsabilidad enorme en el trabajo que estaba haciendo y que sigo haciendo.

 ¿Qué te gusta del trabajo que haces en LRCL? 

KC: Me encanta que LRCL siga siendo un pilar constante de la comunidad del Distrito de la Misión de San Francisco.  Existe una necesidad enorme de asistencia legal, especialmente en la comunidad inmigrante Latina.  Estoy muy orgullosa de nuestro trabajo y de que la comunidad confíe en nuestro trabajo.  En LRCL, puedo ser un recurso y dar consultas a personas que necesitan ayuda.  Antes de la pandemia, LRCL organizaba clínicas legales de inmigración quincenales que atendían hasta 40 personas por clínica. Nuestro equipo, incluso durante la pandemia, continuó con las clínicas legales comunitarias. En lugar de clínicas en persona, las consultas se volvieron remotas y a través del boca a boca, las personas en nuestra comunidad se dieron cuenta de que LRCL estaba ahí para ayudar. Recientemente, también colaboré para una organización activista de base, llamada Poder.  Esta organización hizo un evento virtual para padres de la Comunidad del Distrito de la Misión y di una presentación de inmigración en español donde respondí preguntas y representé a LRCL.  Nuestra oficina continúa conectada a nuestras agencias hermanas a través de SFILEN. 

Una de las alegrías de mi trabajo es también la tutoría en pasantías.  Me mantengo en contacto con la mayoría de los pasantes anteriores de nuestro equipo y es maravilloso cuando escucho que muchos de ellos quieren ir a la escuela de derecho.  Les envío tantos recursos como puedo, los conectó con programas de pre-ley y becas y en gran manera me considero una consejera de carrera “de guardia” para ellos.  Los ayudó recibiendo declaraciones personales, currículos y sirviendo como referencia para trabajos y solicitudes de la escuela de derecho.  Como pasante que fui, y quien tuvo apoyo y tutoría a lo largo de mi viaje, ahora estoy en condiciones de ayudar a la próxima generación de abogados. 

Para los jóvenes que están interesados en los derechos de los inmigrantes o el trabajo activista, ¿qué consejo les daría? 

KC: ¡Los animaría a ser voluntarios! Conéctense con organizaciones sin fines de lucro que hacen el trabajo que usted se ve haciendo en el futuro.